Historia de la Barba

Historia de la Barba

La Historia de la Barba

Historia de la barba

Durante los años, el crecimiento de la barba ha causado mucha controversia entre la población, mucha gente veía la habilidad del crecimiento de la barba como una bendición, sin embargo mucha gente lo veía como una maldición.

Un estudio de la Historia de la barba y de la Humanidad nos dice que el humano siempre ha destacado por su barba, aunque durante épocas, no existía nada más atractivo que un impoluto afeitado. Los afeitados apurados de nuestros tiempos modernos se deben al resultado del rápido desarrollo de las máquinas y hojas de afeitar. Durante largos periodos en nuestra Historia, el hombre no ha tenido otra alternativa que dejarse crecer la barba. La Historia ha demostrado que la mayoría de los hombres poderosos de la antigüedad eran conocidos con y por su barba.

También ha existido un tiempo que llevar barba se veía como un tabú, llevar barba podría conllevar a recibir golpes, o incluso a la muerte. En ese momento, la Iglesia dominaba el mundo y no podía atreverse nadie poner un pie en una iglesia con barba. Hombres que a pesar de todo seguían luciendo barba, pagaban mayores cuotas de impuestos que hombres sin barba.


 

La Historia de la Barba – Pasado y Presente

En el pasado, la barba fue vista como un signo de plena madurez, hombres jóvenes y eunucos no gozaban de barba y las mujeres con pelo facial eran consideradas como “brujas”. Adán, el primer hombre creado según la Biblia siempre se representa con barba, como lo fueron los reyes, nobles y dignatarios de la época.

Hombres poderos durante la Historia han usado su barba para recibir calor y usarlo como método de intimidación. En nuestros tiempos, la barba se utiliza sobre todo para mostrar realeza, masculinidad, moda e incluso estatus social.

Los hombres prehistóricos lucían mayormente su barba para proporcionarles calor y protección. Los mantenía con temperatura y protegía sus bocas de suciedad, arena, el sol y otros elementos no deseados. También se usaba la barba para la intimidación, especialmente entre los guerreros. La barba en una cara masculina crea una línea en la mandíbula muy fuerte haciendo así que el hombre parezca fuerte y poderoso.

Barbas a través de la Historia

Egipcios 

barba-egipcia-metal

La realeza egipcia entre 3000 y 1580 aC usaban una barba falsa, fabricada mayormente de metal. Esta barba falsa se sujetaba con una cinta que se ataba alrededor de la cabeza. Los egipcios rizaban, teñían o trenzaban sus barbas con hilos de oro entrelazados.

Mesopotamia

Barba mesopotamica

El pueblo de Mesopotamia siempre ha estada muy orgulloso de la imagen de la barba, tanto, que durante la historia siempre la han cuidado con mucho interés.

Hacían uso de aceites de barba, para hacer parecer su barba más brillante y más saludable. También moldeaban sus formas con rizadores de barba antiguos. El pueblo persa teñía su barba de color naranja y rojo. Los asirios se teñían la barba de color negro, oscureciendo al máximo su color propio. India y Turquía durante tiempos antiguos consideraban que cualquier hombre con barba era una distinción de sabiduría.

Grecia

barba griega

La barba era considerado en el imperio Griego como un símbolo de honor. Por lo general usaban pinzas para rizar la barba y así conseguir que los rizos colgasen hacía el suelo. Los antiguos griegos no cortaban su barba, sólo se cortaba la barba por un castigo. Alejando Magno en 345 aC decretó que sus soldados tenían que parar de usar barbas. La razón para semejante ley era que los enemigos, en el campo de batalla, podrían agarrar a los griegos de la barba y así verse beneficiados para poder derrotarlos.

Romanos

barba romana

 

 

 

 

 

A los romanos les encantaba su barba recortada y bien peinada. El emperador romano Lucius Tarquinius Priscus encomendó a sus ciudadanos a usas máquinas de afeitar para mantener sus rostros acicalados con el fin de guiar a Roma a la reforma higiénica que tuvo lugar entre 616 y 574 aC. A pesar de los esfuerzos de Priscus, algunos Romanos mantenían sus barbas largas. De todas formas, sus reformas empezaron a ver resultados sobre el 454 aC. cuando un grupo de Barberos Griegos Sicilianos viajaron desde Sicilia a la Italia Continental. Construyeron Barberías en las principales calles de Roma. Estas Barberías sólo eran utilizadas por varones sin esclavos, ya que si disponía de esclavo, el propio esclavo se ocupaba de afeitar al hombre Romano. De todas formas, el afeitado se convertiría en tendencia en la antigua Roma. Los filósofos romanos eligieron mantener su barba como símbolo de gran conocimiento y sabiduría.

 

Anglosajones

Rey Alfredo el Grande

La Historia muestra que los Anglosajones son enamorados de lucir Barba. De hecho, usaron barba hasta el advenimiento del Cristianismo en el Siglo VII. La Ley Cristiana les “animó” a afeitarse. Antes de la ley de William I que requería a los Príncipes a afeitarse con el fin de encajar en las modas europeas. Los príncipes ingleses se dejaron bigote durante los años 1066 y 1087 dC. Durante Siglos, esta Cultura permite el crecimiento de todo tipo de vello facial. Los hombres podían decidir se llevar barba, bigote o el rostro afeitado. Durante los años 1540, el dejarse barba volvió a tener un seguimiento casi total de la población anglosajona, luciendo esta vez un sinfín de estilos y tamaños. Los hombres de dicha época llegaron incluso a almidonarse sus barbas.

 

Barbas en la Edad Media

barba-edad-media

Durante esta Era, el hombre tenía barba para mostrar el honor de un caballero y la virilidad. Esta es la razón por la que la inmensa mayoría de los nobles y caballeros de esta época lucían barba. Sin embargo, los sacerdotes católicos no se les permitía tener barba como símbolo de su celibato.

 

Barbas durante el Renacimiento

Enrique VIII

Las Barbas en mal vistas en gran medida durante el periodo del Renacimiento. Máquinas de afeitar eran utilizadas en esta Era para mantener un afeitado impoluto. Con el fin de evitar el crecimiento de la barba, Enrique VIII decretó que cualquier persona con barba tuviese que pagar más impuestos, sin embargo, él mismo llevo barba hasta el día de su muerte.

Esta ley, fue continuada por la Reina Isabel, porque a ella personalmente, no le gustaban los hombres con barba. También Pedro el Grande impuso tasas superiores a sus ciudadanos con barba, con el fin de animarlos a lucir sus rostros afeitados y llevar así a la sociedad Rusa dentro de la moda contemporánea de la Europa Occidental. Durante el Siglo XVIII la mayoría de los hombres, sobre todo aquellos de la nobleza y clase alta lucían sus rostros totalmente afeitados.

Napoleon III

Las barbas se volvieron a convertirse muy populares sobre los años 1850. La barba fue usada por grandes líderes, como Napoleón III de Francia, Alejandro III de Rusia, o Federico III de Alemania, así como por hombres influyentes en la época, como Charles Dickens, Benjamin Disraeli, Karl Marx,Giuseppe Garibaldi y Giuseppe Verdi.

Abraham_Lincoln_November_1863

En los Estados Unidos, la barba era muy popular, especialmente entre los Presidentes después de la Guerra Civil. Abraham Lincoln, William Howard Taft fueron algunos de ellos en lucir barbas y bigotes.

La popularidad de las barbas empezó con su declive a principios del Siglo XX. Los soldados fueron requeridos a afeitarse completamente durante la Primera Guerra Mundial para que pudiesen usar las máscaras de gas, mientras estuviesen en el frente de la guerra.

 

El boom de dejarse crecer la barba volvió a introducirse en la sociedad durante la década de 1950, en primer lugar con los “beatniks” y luego con el movimiento Hippie de la década de los 60. Artistas tan populares como Los Beatles y Jim Morrison lucían sus pobladas barbas.

Beatles

 

Conclusión

Barbas siempre han existido desde el principio de la humanidad. Existen diferentes razones por la que la gente se ha dejado o quitado la barba. De todas formas, para cualquier decisión que quiera tomar, lo más importante es elegir a los Barberos adecuados, para que con la ayuda de ellos se pueda conseguir el estilo, la forma, tamaño y look adecuado para cada situación y fisonomía.

En Richard’s Barbería orientamos al cliente aconsejando afeitados y barbas según sus gustos y fisonomía para lograr el resultado que busca el hombre del Siglo XXI.

Historia de la Barba - Richard's Barbería

Richard’s Barberos en Coruña

San Andrés 23

15003 Coruña

Teléfono de contacto: 981 91 88 04

Aquí puedes leer nuestro Post sobre la: Historia y procedencia de los postes de la Barbería